sábado, 28 de febrero de 2009

Extraña.

No tengo ganas de salir, no deseo ver a nadie. Sola, así deseo quedarme. Inundada de soledad, ansiosa, infeliz, inquieta. Sola sin nadie que me observe, que me hable, que me narre historietas...prefiero las novelas. Quiero estar sola y terminar el proceso de locura. Ya es pura necesidad acabar de estar loca. Estoy ansiosa de tu locura, de la perdición, del pecado. Estoy tan inquieta que el corazón late al ritmo de mi cabeza. Por una vez necesito estar sola, necesito pensar y sentir y conjugar...

Cuando me vi en aquel antro tocando la armónica, sentí que ella me la había vuelto a jugar.

Avimi.

2 comentarios:

Ivan Vergara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ivan Vergara dijo...

¿Es un buen consejo decírle a alguien que cree en la locura "si sientes que te estás ahogando, húndete"?.

Eso lo decía un proverbio de un conjunto de lunáticos. Es valiente, pero no sensato.

Qué decidirás tú, Alina?