jueves, 31 de diciembre de 2015

Feliz año...!




Nunca supe entender cómo en cuestión de horas podemos pasar de oler a ayer a disfrutar el olor del mañana. Una fecha curiosa esta, que cada año se repite (con mínimos cambios) y que nos recuerda que el tiempo es como el gato de Schrödinger y puede existir y no existir en un instante. 

 Para mí el año empieza en Septiembre cuando empieza el curso, cuando empieza el trabajo, después del calor y el aburrimiento del verano. Para mí el año empieza con un proyecto y no con un rito manido televisado y lleno de clichés.

 Se han sacado muchos vestidos viejos en 2015, demasiados… Y los vendieron de modernidad y dijeron no es antiguo es vintage. Reformas estructurales que apuestan por un cambio de sistema o por una vuelta a sistemas anteriores, que es lo mismo y es el mismo, que se repite con mínimas variaciones cada año… ¿Cuántas veces han cambiado de disfraz? Y en realidad siguen siendo Ramón García y Anne Igartiburu… Y lo puedes notar por su capa, añeja, moderna y vintage. Como un neoliberalismo de pasarela. La capa que esconde la Corrupción con mayúscula, esa misma tan legal, tan conveniente, que defiende el mantenimiento de un status quo para someternos a todos por nuestro bien. La capa que esconde al ser humano, que lo convierte en un personaje de ficción, plano y secundario y nos dice que tener humanidad es ser un antiguo...

Yo sólo pido amor para 2016, amor universal que destruya esas capas añejas que esconden el alma humana, que nos hacen creer que las cosas se inician repitiendo esquemas y no saliendo a volar. Que nos impiden (por falta de visión) aprender a volar en conjunto. El ser humano al que yo quiero es bello, es hermoso porque no se calla, es digno porque sabe que no es más ni menos que nadie y que por tanto no merece más ni menos que nadie. No sabe de primas de riesgo, no sabe de mercados bursátiles porque prefiere jugar a otros juegos. Porque no le gusta que nadie salga lastimado en sus diversiones. Porque sabe que no somos independientes pero prefiere cooperar con el grupo que someter por sus miedos.

 ¡Feliz año a todos los que aún quedan con piel humana habitando este planeta! Será nuestro el futuro y será más que un instante. Será la eternidad.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Ciudadanos es anti-yo.




Yo soy mujer, joven y en búsqueda de empleo. Viendo su programa electoral sólo puedo advertir algo: Albert Rivera me ha declarado la guerra y yo ni siquiera sé porqué. El sistema nos oprime, nos quita derechos, a algunos ni siquiera se los dieron nunca. Pero para lo único que sirve reconocerse como víctima es para luchar con más fuerza. 




Ciudadanos es anti-yo cuando decide que si de por sí tenemos una normativa laboral escandalosa que beneficia a un sector (minoritario) de la población en contra de la gran mayoría, eso se podía "mejorar". Su contrato único viene a decirnos dos cosas, reconocidas por el propio Rivera. La primera que no afecta a los contratos de corta duración. La segunda es que si antes te podían despedir a los dos años pagando 33 días por año cotizado, ahora con su propuesta de contrato único la subida es escalonada por lo que a partir del tercer año serían 15 días, el cuarto 18, el quinto 21 etc Es decir, te pueden seguir despidiendo igual tras el segundo año pero pagando menos. De hecho para pagar esos 33 días tendrías que llegar al octavo año. ¿Alguien llegará al octavo año? 
Sigo sin comprender cómo va a solucionar esto el problema, lo único que se me ocurre es que el problema que yo creo que hay no es el mismo que ven los de Ciudadanos. Ellos ven para empezar que la única forma de garantizar la contratación es abaratar el despido. Es hacer que no valga nada, que mi trabajo no valga nada. Yo en cambio lo veo de otra manera. Las empresas y todos tenemos que trabajar para salir adelante, es decir, no se contrata porque sea barato se contrata porque hacen falta trabajadores. Una legislación que garantice los derechos de sus trabajadores no genera paro, lo que quizás genere es una mejor calidad de vida que finalmente repercutirá en todos. Si algunas empresas no entienden que los gobiernos deben trabajar para el bien de la mayoría quizás deberían ser ellas las que hiciesen las maletas y no los miles de jóvenes que por este y otros motivos han tenido que marcharse de este país. No os preocupéis siempre hay quien toma el relevo, lo necesario para que una empresa funcione no es que exista un jefe, un jefe solo no hace nada. Lo necesario es que se trabaje. Sin trabajadores no tienen nada que hacer, y como aquí hay mucha gente con ganas de trabajar y mucho trabajo por hacer lo de menos es que nos falten jefes. 

Este país no tiene un problema con los contratos, este país tiene un problema más grave, estructural y de su modelo productivo. Me resulta muy llamativo que no incluyan nada para generar empleo más que convertir a la población en esclavos mediante contratos basura. Me inquieta que este partido tan moderno pretenda que la economía del país se siga sustentando con el modelo heredado del franquismo, es decir, turismo y burbujas de amor, modelos que por su esencia aumentan los contratos de corta duración, esos mismos que no se verían afectados por la propuesta de contrato único. El mismo modelo que "levantó" este país en los sesenta. Es muy triste que con todo lo que queda por hacer en España (como crear un modelo energético que nos dé autonomía, desarrollar el sector productivo que actualmente es ridículo etc) alguien tenga la cara de decir que aquí no hay trabajo, que hay que buscarlo fuera o venderte a precio de esclavo. Con todo lo que hay por hacer...





Pero también soy mujer y en esto como en lo otro Ciudadanos también me ha declarado la guerra. Si como trabajadora no sabía qué le había hecho yo al partido naranja, como mujer tampoco me queda muy claro. En resumen podríamos decir que se han apropiado del discurso del neomachismo que defiende una victimización del hombre por el hecho de ser hombre. Algo como hacer víctima a los blancos porque haya condenas especificas contra los delitos racistas, algo que por cierto nadie plantearía, sin embargo esto por lo que sea sí que se puede hacer. Ciudadanos creo que vuelve a errar el tiro, a no percibir cuál es el problema o a no querer percibirlo. Desde sectores que se han dedicado a estudiar las violencias machistas se exigen cambios en la ley, porque es una ley simplista que es obvio que no está solucionando el problema. Es vital entender qué es el machismo para comprender porqué necesita leyes específicas que lo atiendan en exclusiva. Es muy importante entender que hay una estructura que va de lo público a lo privado, de la pareja, a las relaciones laborales y familiares. Es decir, una estructura que afecta a todo los pilares de la vida cotidiana y que genera una situación de discriminación en la mujer por el hecho de ser mujer. En este momento además, teniendo en cuenta los recortes y el peso de la red de cuidados por cuestiones ideológicas e históricas en la mujer, podemos hablar de una feminización de la pobreza en el propio estado español. En un sistema capitalista donde el que compra es el amo, el que tiene salario es el que puede optar al privilegio de ser considerado ciudadano, el hecho de que un sector de la población sea empobrecido por el propio sistema hace que en efecto no se cumpla con la constitución y no se garantice, apelando al artículo 14 (el mismo que apela C´s), la igualdad de todos ante la ley sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición. Más si a esto le añades tasas judiciales, dificultad para el acceso a la vivienda, pobreza energética y derivados de ese problema inicial de cobrar menos o no cobrar, de estar en la esfera pública o en los hogares. Es decir, de obviar que no partimos de igualdad de condiciones y que garantizar un derecho en una constitución implica trabajar para que se cumpla. 

Hoy tenemos una nueva víctima de esta ideología. Lamento que muchos estén más preocupados por la defensa de los asesinos que por los derechos de sus víctimas. No me voy a poner a dar cifras porque todos las conocemos de sobra y porque con la ley actual no podemos ofrecer datos que expliquen hasta que punto es un problema estructural, ya que la ley se centra única y exclusivamente en el ámbito de la pareja. Un error garrafal que ha dado pie a muchos para confundir consciente o inconscientemente un problema estructural que describe un sistema de dominación con una relación tóxica. 

Por todo esto y mucho que me dejo en el tintero Ciudadanos es anti-yo pero también es anti muchos otros, porque la mayoría de este país lejos de beneficiarse de esta "nueva política" será igualmente víctima, y como decía al principio reconocerse como víctima para lo único que debe servir es para luchar con muchas más fuerzas. 











sábado, 14 de noviembre de 2015

Nosotros y ellos.



No soy más Francia que Siria, no soy más Washington que Bagdad... Por eso no comprendo este discurso que llevo escuchando desde anoche, ese mismo discurso que establece una frontera imaginaria que enfrenta dos realidades: un ellos y un nosotros.
Yo no soy Hollande ni de su bando. Yo no soy Obama ni creo que nadie este atacando nuestro modo de vida, más que nada porque no comparto modo de vida ni con Hollande ni con Obama.

Han creado un "ellos" y "nosotros" y no estoy convencida de querer estar en el "nosotros" que dicen que me ha tocado. El "nosotros" de la OTAN y Arabia Saudí. No quiero que me hagan parte de una guerra suya y por sus intereses. Demasiado es que ya soy potencialmente víctima... Porque las víctimas potenciales nunca son estos que se enfrentan por supuestas superioridades morales, políticas o religiosas, los muertos siempre los pone el pueblo. El sirio, el iraquí, el español, el libio, el somalí o el francés... No ellos, ellos son evacuados inmediatamente en helicóptero. 

No, ahora más que nunca lo que no hay que defender son los valores europeos. Esos mismos valores colonialistas que nos llevan a creernos amos y señores del mundo, a llamar terrorismo sólo a las acciones que atentan contra "los nuestros": los blancos, los elevados, los colonos... Y que nos hace mirar a otro lado cuando las víctimas son "los otros": los no europeos, los bárbaros que dice Rajoy.

No pienso entrar en su guerra absurda más que para combatirla. Para combatir a la OTAN y sus consecuencias, al terrorismo creado, y a la división impuesta. 

Yo no soy París o no lo soy más de lo que pueda ser Damasco. 

Y cuando en nombre de Alá se mata a musulmanes y los medios lo silencian me dan la razón, esto no es cuestión de religiones, esto es aprovechar caldos de cultivo emocionales para imponerse. Esto es poder. Y es un juego de poderosos. Tú no estás en su nosotros. 

¿Y sabes qué? Mis aspiraciones, como las de la mayoría no se relacionan con controlar oriente próximo o con estar por encima de posibles bloques de rivales macroeconómicos. Y por eso yo no soy ellos, ni su "nosotros". 

Yo estoy cruzando en barcas maltrechas hacia Grecia desde Turkía, estoy cruzando el estrecho de Gibraltar porque me han robado las esperanzas, estoy en España cogiendo el cercanías para ir a la universidad, en París en un concierto. Y esas sí son mis aspiraciones...

Mi nosotros nada tiene que ver con la "democracia occidental" y esos "valores europeos", mi nosotros está en cada una de las víctimas, reales o potenciales, de aquellos que dicen que debemos estar divididos por una religión o  por "valores" superiores. 


viernes, 6 de noviembre de 2015

7-N: Los privilegios, la semántica y el Estado.






Hombres, mujeres y machismo. 

Tanto los hombres machistas como los que no lo son SON PRIVILEGIADOS por este sistema. La diferencia es que unos trabajan cada día para su mantenimiento y otros para erradicarlo, y por ello pese a ser ambos privilegiados no son la misma cosa. Cuando un machista cree que un discurso feminista daña al hombre en su conjunto fundamentalmente está agrediendo a todos esos hombres que luchan y están convencidos de que el feminismo es la única opción que combate las situaciones de desigualdad por cuestión de sexo. Es decir, los hombres machistas son los que insultan al hombre en su conjunto destacando que sólo pueden ser hombres si mantienen un sistema en el que sean los opresores. 

Tanto las mujeres feministas como las que no lo son NO SON PRIVILEGIADAS por este sistema y por tanto están oprimidas por el mismo. Cuando una mujer se declara antifeminista se rebela contra todas aquellas que le recuerdan que está oprimida y que es capaz de mantenerse con cierta comodidad en dicha situación. Es decir, se rebela contra la evidencia de su propia y desagradable situación. Alguien sumiso puede vivir muy cómodo en un sistema represivo y ocurre habitualmente en otros casos como con el racismo o el clasismo. Una muestra muy evidente (ahora que salen tantas encuestas y análisis sociológicos) serían todos esos obreros que votan al PP o a CIUDADANOS. También conocidos como "obreros de derechas". 

Doméstica, de género o machista. 

NO es violencia DOMÉSTICA porque el móvil de estos crímenes se repite de forma sistemática y no sólo dentro del hogar por lo que es un asunto público y no privado. Cuando decimos que han asesinado a 70 mujeres este año, lo que en realidad deberíamos decir para facilitar la comprensión es que el machismo mató a 70 mujeres (dentro de relaciones de pareja) este año. 

NO es violencia de GÉNERO porque así hacemos el trabajo al machismo, ya que se generan ambigüedades que llevan a algunos a confundir (deliberadamente o no) una guerra ideológica con una guerra de sexos.

SÍ es violencia MACHISTA porque el móvil de dichos crímenes no es otro que dicha ideología y los ejecutores de dichos crímenes no son otros que los hombres machistas. 


El estado y la violencia. 

El gobierno de Zapatero aprobó una ley integral contra la Violencia de Género (la llamó así). El principal problema de está ley desde una perspectiva semántica es obvio, llamar violencia de género a la violencia machista genera un problema innecesario y ayuda a crear una imagen errónea del problema que debemos solucionar. A su vez el hecho de que esta ley contemple como violencia machista única y exclusivamente a la que se da dentro de una relación de pareja se aleja del problema real que va más allá del ámbito privado. Ya lo decía anteriormente NO es violencia doméstica.

 -Hay violencia machista en las violaciones, el abuso sexual o el acoso callejero, ejecutado normalmente por hombres desconocidos para sus víctimas. 
-Hay violencia machista en el mercado laboral donde las mujeres cobran menos por ser mujeres.
- Hay violencia machista en nuestras leyes, en los permisos de paternidad, en exigir una custodia compartida tras un divorcio mientras que nadie exige una custodia compartida desde el nacimiento.
-Hay violencia machista en la red de cuidados (dentro del ámbito familiar) y que con los recortes ha supuesto más carga para la mujer por el hecho de ser mujer en asuntos de los que se ocupaba el estado como es el caso de la dependencia. Hay violencia machista en que una mujer tenga que dejar su trabajo para cuidar un familiar enfermo y un hombre ni se lo plantee. Cuando el estado no ayuda es la mujer la que carga con el peso de esas carencias. Y eso es violencia machista. 
-Y dentro de la pareja no sólo hay golpes o asesinatos (de hecho eso sólo ocurre cuando el maltratador está fracasando), hay violencia en los insultos, desprestigios, sobrecargas... Hay violencia cuando la dependencia emocional del hombre educado por el machismo que no sabe gestionar sus emociones recae en su pareja. 
-Hay violencia machista cuando un gobierno decide por cada una de las mujeres sobre su maternidad. 

Hay tantas violencias machistas que es muy difícil no percibir el asunto como una cuestión sistemática y no casual, que se da en la pareja pero no sólo y que evidencia un sistema represivo contra un sector de la población única y exclusivamente por cuestión de sexo.

El estado práctica la violencia machista con los recortes, a través del sistema educativo y cuando la ciudadanía exige una respuesta contundente y la ignora. Como ha ocurrido con la convocatoria a las marchas contra la Violencia machista que tendrán lugar mañana día 7 de Noviembre en las calles de Madrid, y que tanto el partido en el gobierno (PP) como alguno de la oposición (CIUDADANOS) han rechazado darles su apoyo. Negar apoyo a las víctimas de una ideología violenta que ha dejado mínimo 70 muertas este año en este país es VIOLENCIA MACHISTA. 


Dejándome demasiado en el tintero me despido. ¡Madrid mañana será violeta y será una victoria para tod@s!






lunes, 19 de octubre de 2015

Si quieres resultados distintos...



Nos dicen que hay que buscar un "cambio sensato", nos dicen también que existe un "capitalismo razonable"... nos dicen tantas cosas que apenas podemos escuchar nuestra voz interior, esa que tantas veces nos ha dicho que teníamos que "cambiar radicalmente" si no queremos obtener el mismo resultado, esa misma que se lamenta viendo lo razonable que resulta que en este planeta, con tantos avances, hayamos sido incapaces de evitar que el mar siga tragándose personas. 

Cuando nos dicen que el cambio es imposible, cuando juegan con las cifras, con el dinero... Siempre pienso que igual de absurdo es exigir Déficit cero que Pobreza cero, al menos de entrada y siguiendo con los juegos de cifras. Así que aceptemos que partimos de distintos conceptos de utopía y que tanto en un caso como en el otro la voluntad política no es más que una voluntad ética. 
Si somos capaces de recortar derechos, de dejar a la población sin sanidad, sin educación por cumplir ese déficit cero es porque la voluntad se puede imponer a cualquier cifra, a cualquier dato y sobre todo a cualquier lógica. 

Cambiaron la Constitución porque no se podía... cambiemos este país para que esas voces internas, esas mismas que han hecho que estos, los razonables y sensatos, se equivoquen una y otra vez, en diagnóstico y resultado se queden sin el poder de seguir implantando sus distópicas utopías. 

Porque nos dicen que el ser humano es avaricioso y egoísta. Y no lo niego, el ser humano se compone de múltiples rasgos y no todos son positivos. Pero ¿es cierto que sólo la avaricia y el egoísmo nos definen? Sí así fuera ya nos habríamos extinguido. Lo que yo veo es a personas ayudando a personas, a personas sufriendo por soledad porque quieren estar con otras personas... Yo veo amor, veo empatía, veo cooperación, veo solidaridad y veo muchas risas. También hay egoísmo, también hay avaricia... No lo voy a negar. 

Y sin embargo, ¿por qué tenemos que basar nuestros modelos y fomentar los rasgos más negativos y minoritarios del ser humano?

¿Por qué aceptar el camino que marcan aquellos que ni siquiera son capaces de valorar todo lo bello que hay en su entorno o incluso en ellos mismos?




jueves, 15 de octubre de 2015

El Rey Arturo y los “caballeros” de la izquierda elevada.




Las polémicas en relación con el 12 de Octubre siguen coleando. Inicialmente puede decirse que hay dos bandos enfrentados: los que defienden la celebración de esta fiesta y los que no. En el primer grupo a su vez hay dos subgrupos. El patriota de banderita (que ni se plantea las cosas) y el “izquierdista” que reivindica su derecho a ser patriota.

 Del primer subgrupo destacan figuras tan notables del mundo de la cultura como Frank de la Jungla, o un jugador de fútbol llamado Soldado. Se basan en que su España es estupenda y ya está, no hay más… para qué más. A ellos les vale con eso. En el segundo subgrupo en cambio buscan “argumentos” para defender su postura. 

 De entrada podríamos decir que el “patriotismo” no es ideológicamente de ningún signo. Así, enarbolando banderas se ha defendido el mantenimiento de sistemas aristocráticos (antidemocráticos o “democratizados” a través de las conocidas Democracias Burguesas) o revoluciones con fines emancipadores y basados en la búsqueda de la igualdad de todos los hombres y mujeres (tanto en un contexto de lucha anti colonial como dentro de países colonizadores). Así el Che decía “Patria o muerte. Venceremos” y a su vez Franco hablaba de los “caídos por España”… Bien, sin quitarle a nadie el derecho a considerarse patriota y dejando a un lado lo que yo pueda opinar sobre las patrias procederé a analizar los argumentos dados por este subgrupo de “izquierdas” que se quiere reivindicar en semejante contexto. 

 Porque el contexto es muy importante, importantísimo. Decía Antonio Machado “En los tiempos duros los señoritos invocan a la patria y la venden; el pueblo no la nombra siquiera, pero la compra con su sangre”. Una reivindicación patriótica bastante cercana a los conceptos de emancipación a través de la igualdad y la cooperación defendidos tradicionalmente por la izquierda. Pero ¿qué ocurre? que estos sectores, llamados a sí mismos de izquierdas, no enarbolan la bandera del patriotismo para las personas, sino que argumentan (en una tergiversación histórica alucinante) a través de los valores que tradicionalmente han defendido los que se consideran “derecha” política. 

(Antes de seguir es preciso un inciso. Cuando hablo de derechas e izquierdas lo hago a grandes rasgos basándome en estudios que consideran que la derecha política sería la defensa de un status quo que garantiza la estabilidad social, mientras que la izquierda considera que todos debemos juntos e iguales construir nuestras sociedades. Estas dos posturas enfrentadas nadie puede negar que sigan existiendo.) 

 Entre los argumentos que he podido leer encontramos por supuesto la opinión del líder de la izquierda elitista: Arturo Pérez Reverte. Perteneciente a esa misma izquierda que se permite frivolizar con la violencia machista y hablar de “feminazis” siguiendo la estela de un líder de opinión de extrema derecha estadounidense. Pero es que esta izquierda elitista se puede permitir negar la igualdad de todos y favorecer las aristocracias. Así este señor, el señor etílico que me llamó “hija de puta” a mí y al resto en la presentación de uno de sus libros, argumenta que los verdaderos colonizadores están en esos países, ya que sus ancestros se quedaron en España. Muy bien Arturo, así que el colonialismo es algo entre personas, no entre colectivos y lo que importa no es quién mande matar por sus propios intereses sino el mandado. Debe ser muy divertido ver la realidad con semejante simpleza. Así puedes ser de izquierdas, machista y partidario del colonialismo, aunque resulte tan chocante como ese escritor que llama “hijo de puta” al que le tiene que comprar un libro. 



En realidad con este asunto no hace algo muy diferente a lo que hace con el otro. Cuando a cuenta de la violencia machista entro en debates absurdos donde me acusan de insultar a todo un sexo, yo siempre digo lo mismo. Como blanca he sido privilegiada y eso me avergüenza y lo combato. ¿Por qué? porque esto es un asunto ideológico. Si estoy a favor del ser humano y creo en él y en sus capacidades, es decir, creo en la democracia, no puedo permitir privilegios ni condenas por cuestiones de sexo, raza, cultura... Simple coherencia. 

 Ilusa de mí pensé que este argumento serviría, pero no es así, en este punto como en el otro defienden su derecho (como izquierda) a pertenecer al bando opresor y mantener esa distinción. Parece que Arturo no sólo quiere ser más por ser hombre sino que también quiere ser más por ser blanco… (Por qué será que eso no me sorprende) Así que tenemos a esta maravillosa izquierda elitista, en su mesa cuadrada (muy Monty Pythons), exigiendo su derecho a ser “patriotas” o quizás sólo estén reivindicando su derecho a ser de derechas. 



martes, 6 de octubre de 2015

El lenguaje:muertas y asesinados.




A cuenta de este tuit y de otros debates he decidido analizar varios titulares (de un mismo medio para evitar el contraste ideológico por línea editorial). El medio seleccionado es el diario El País, un periódico que es considerado por muchos, o al menos lo era, de corte "progresista". 


Estos dos titulares (desgraciadamente) son de rabiosa actualidad. Cabe destacar que en todos los casos hay una investigación por presunta violencia machista. Es importante quedarse con este detalle, normalmente tiende a ser clave a la hora de morir o ser asesinado. Es comprensible que al no estar confirmada la autoría, tampoco podamos confirmar el móvil del crimen, lo que no tiene ningún sentido es obviar que hay un crimen. ¿Por qué ocurre esto?

 A su vez, en un extracto de una de las dos noticias podemos leer lo siguiente:


Teniendo en cuenta que aquí si que hay confirmación hablar de "fallecimiento" es cómo mínimo suavizar el asunto... Pero comprobemos algo... ¿Cómo narra este medio otros crímenes? ¿Puede que se limite a suavizar este tipo de noticias por evitar el mal trago al lector? ¿Es una especie de norma de estilo?





¡Vaya! Resulta que sí que conocían la palabra asesinato... Aunque lo cierto es que ambas noticias se refieren a periodistas asesinados. Quizás es por la cercanía profesional, o porque consideran importante no suavizar este tipo de noticias, al fin y al cabo el periodismo es el elemento que garantiza la libertad de expresión y de opinión (o eso debería ser) y es importante no hacerlo pasar por un tema banal. 


Bueno si hay una matanza es normal que también se use el término asesinado... No hay duda de que es esta y no otra la causa de la muerte... Las matanzas tienden a ser asesinatos... es imposible que sea de otra manera, es como cuando hay un apuñalamiento... 




A no ser que haya sospecha de que el asesino sea tu ex-novio que entoces vuelves a morir, nada de ser asesinada... Y ya puedes ser la nieta de Morgan Freeman. 


Sigamos en el tratamiento que se da a los porqués de estas "muertes" que no "asesinatos". Es cierto que no puedes englobar un crimen por su móvil sin haberlo investigado, pero veamos cómo se analiza este móvil una vez investigado, es decir, ya sabemos quién lo hizo y porqué lo hizo. 


¡Oh, dios! ¿Cómo vamos a llamar asesinos a gente que hace que "otros mueran" por amor? ¿O a pobres víctimas que pierden su vida perfecta por un "arrebato"? Sí, aquí ya no hay más remedio que reconocer que ha habido un asesinato... Pero por favor entendamos las cosas y no las saquemos de quicio. 

Definitivamente la diferencia entre morir o ser asesinado se basa en el móvil del crimen. Por eso reconocemos rápido lo que puede ser un caso de violencia machista, pero cuando esto sucede, inmediatamente las personas empiezan a morir solas... No olvidemos el móvil del crimen: el amor, la vida perfecta...

Esto no ocurre sólo con este tema, estamos acostumbrados a verlo en guerras y conflictos internacionales. Es casi un lugar común por ejemplo en Palestina... donde la gente no para de morir sola sin que nadie intervenga...


 Y yo me pregunto: si las mujeres son los palestinos... ¿quiénes son los israelíes? Es decir, ¿qué conflicto ideológico es el que se mueve aquí? 






sábado, 15 de agosto de 2015

Cosas que me dijeron (y confundieron) sobre el amor.




De pequeña me contaban muchos cuentos, en ellos un príncipe tenía que vivir una auténtica odisea, viajar por miles de lugares y correr graves peligros hasta llegar a un castillo. En ese castillo había una torre y en la torre una princesa. La princesa había esperado en soledad la llegada de aquel príncipe. En ocasiones el príncipe para rematar la jugada debía matar algún dragón que tenía secuestrada a la princesa, a veces no había siquiera dragón. Sin explicar muy bien porqué la princesa estaba encerrada (con o sin dragón) llegábamos al "hermoso" final donde el príncipe como premio a sus heroicidades y la princesa como premio a su soledad y espera se recibían el uno al otro. Y eso era el amor.

Después recuerdo conversaciones con mis amigas, recuerdo a una de ellas que decía aquello de que "los hombres se divertían con algunas pero que a la hora de la verdad estarían con quien no estuviese tan usada". Ya entonces me pareció una absoluta gilipollez, pero pensándolo bien sólo me contaba una vez más el cuento de la princesa, la espera y la soledad que te darán el premio.

Entonces empecé a plantearme si el amor debía ser un premio o quizás era otra cosa... y me enamoré. Me he enamorado más de una vez y me he sentido muy feliz pero lo cierto es que nunca me he sentido premiada. Menos aún premiada por mi soledad y espera... He intentado vivir en esos mundos donde ocurren las heroicidades y me lo he pasado muy bien. Si había príncipes de paso (de esos que sólo van hacia el castillo) los miraba con pena y los dejaba pasar. Para mí el amor no era un premio, era un acto espontáneo de magia y comunión. Un acto entre personas y no entre personajes ficticios.

Pero también vi películas y series de TV... Recuerdo una vez que en una famosa serie una de sus protagonistas (que acostumbraba a las heroicidades más que a ser princesa) estaba enferma y no había nadie para cuidarla. Entonces la protagonista de la serie con su estridente voz en off (sí, a esa voz le gustaban los zapatos) te decía que en ese momento ese personaje se planteó qué hacía con su vida y aceptó con ello la propuesta de uno de esos príncipes de castillo. Era hermoso, no debías esperar, a veces esos príncipes también redimían a princesas descarriadas cansadas de otro tipo de soledad, la soledad del guerrero. Pero entonces no había premio, más bien bondad, se habían apiadado de ti. Era algo así como la explicación al dragón... Lo que te alejaba del príncipe había muerto. Él lo había matado y ya estabas en deuda.

El amor era un premio o el amor era una deuda esas eran las opciones. Y sin embargo yo había amado sin contemplar ninguna de estas posibilidades. ¿Sería que lo mío no era amor?

También había leído filosofía, me habían dicho que habíamos sido cortados en dos, que debía buscar mi media naranja. Qué yo no estaba completa... Hasta el DRAE apoya esta postura, aunque también dice que el amor es: "Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear."

Eso sí me sonaba más... Pero claro no había héroes, ni princesas, ni dragones, ni premios... Además había actividad, ganas de crear, de comunicar, iba hacia adelante. El amor era el inicio de algo no una finalidad. 

¿Será entonces que todo eso que me habían contado no era amor sino un simple cuento de hadas?







viernes, 7 de agosto de 2015

Sumas




Antes de llegar al 28 debo cruzar la esquina, mirar entre los edificios y ver qué dejé a mi paso. Antes de llegar al 28 debo mirar dentro de mí, ver lo que está roto y rellenar los huecos de dorado para que jamás se me olviden esas cicatrices, para poder verlas en la noche y saber que fue y que ya no es más que un recuerdo. Debo ver también lo que está fecundado, lo que pronto dará frutos y quedar en paz sabiendo que todo marcha como debe. Antes de llegar al 28 debo mirar a mi alrededor, ver los edificios y mirar a sus ventanas, inventar qué vidas están en juego corriendo paralelas mientras yo camino hacia adelante. Pero sobre todo no debo olvidar que es un invento y que yo sólo controlo (y a medias) mi camino recorrido y lo que tenga que llegar. Antes de llegar al 28 debía escribir unas letras porque cada nueva etapa merece su propio prólogo. 

 Antes de dejar el 27 escribiré un epílogo y recordaré unas risas, pocas lágrimas, algún viaje… Recodaré a personas que me acompañaron, me miraré frente al espejo y comprobaré como va quedando marcada mi cara, como escribo un poema metafísico en cada uno de mis rasgos. ¿Qué me cuentan? ¿Qué pretenden contar al mundo? Antes de dejar el 27 debo recordar que no soy estrella del rock, qué aún no aprendí a tocar la guitarra, que quizás este número no tiene simbología para mí. O quizás que todos andamos reinterpretando los mitos cada día y que yo no iba a ser excepción. Como cada año sigo por esta calle repleta de números donde las distancias no se miden en manzanas, donde las distancias no se miden, donde las distancias sólo son. Buscando explicaciones, emociones…Sumándome.

Ya casi llego al 28 y con curiosidad espero para poder ver qué nuevas historias tiene para crearme. 

viernes, 31 de julio de 2015

Porque el Pene no nace empalmado...




Algún día escribiré algo sobre cómo los hombres prostituyen su autoestima a través de internet... Parece que al fin el capitalismo o esa extensión suya llamada “sociedad de consumo” lo va consiguiendo y si el cuerpo de la mujer hace ya mucho que es objeto de consumo, el cuerpo del hombre va por el mismo camino. Para mí el sexo sigue siendo piel y no pantallas… (Debo estar loca)

 Si es que yo no juzgo a nadie, pero siento auténtica lástima, ver a esos muchachos haciéndose fotos semidesnudos por intentar llamar mi atención (o la atención de otra, no pretendo ser soberbia), me recuerda a mis amigas (también semidesnudas) en sus fotos de perfil midiendo su “autoestima” por likes recibidos. Parece que vivimos en una eterna campaña publicitaria… Tenemos que dejar el objeto bonito, que entre bien por los ojos, y comprobar que verdaderamente es efectivo, que no sé quién nos escribió un privado, que conseguimos llamar la atención definitivamente. Y si no te echan cuenta envíale un whatsapp de tu nuevo sujetador, verás cómo responde. Demasiado plástico, demasiado producto y lo que es peor, la ausencia total de piel, de miradas, de eso que llaman química. Y llegan las pantallas táctiles y muchas olvidan que hay cosas mejores que hacer con los dedos. Y sin embargo algunos aún recordamos que hay mejores cosas que hacer que enviar whatsapp sugerentes…

 ¿Os acordáis cuando una mirada llevaba a otro tipo de juego de manos? ¿Os acordáis de lo que es sentir un cuerpo por primera vez? ¿Verlo en carne viva, ver como se erizan los vellos, cómo aquello se levanta a tu paso? Porque el pene no nace empalmado… Aunque quede mal en la foto enviar algo flácido…Ni la vagina lubricada, necesita sus propios ritmos...sus toques, sus caricias... Y qué decir del olor, ese olor a sexo que impregna las sábanas, el coche o cualquier otro lugar. El olor a uno mismo lo tenemos siempre, la tecnología se pierde demasiadas cosas, se pierde el olor a dos o a tres... Y el gusto, ¿sabéis a que saben los besos? ¿qué se siente al lamer con tu lengua el cuello del otro? ¿a sentir la lengua de otro lamiendo cualquier parte de tu cuerpo? La foto es posterior a sus propios preliminares, la foto es posterior a sus finales, la foto es de cuando ya no hay nada, la foto es de un recuerdo no vivido. No es sustituto, no es ni siquiera un consuelo, es una prueba más de que hace mucho mucho tiempo que dejamos de vivir en la caverna de Platón para vivir en las imágenes reflejadas en la pared. 

Lamento mucho que los cuerpos de las mujeres no hayan conseguido liberarse de ser productos del mercado… lamento más que la única igualdad evidente hoy en día es que el cuerpo masculino se esté convirtiendo en más de lo mismo.¡Espero que alguien os compre y que eso os resulte satisfactorio! 

*No es una crítica al ciber sexo sino a la sobreexposición de nuestros cuerpos en la red y la falsa consolación de los mundos ficticios. 



lunes, 22 de junio de 2015

Hegemonía competitiva y lucha cooperativa.

Aristóteles estableció oposiciones para describir el mundo. Así a través de dos listas nos dijo que existía “lo bueno y lo malo”, “lo racional y lo emocional”, “el cielo y la tierra”, “el hombre y la mujer”…

A partir de ahí quedó bastante claro que todo esto debía leerse como un listado, así lo bueno se corresponde con lo racional, el cielo y el hombre. Mientras que lo malo está en contacto directo con lo emocional, la tierra y la mujer. No puedo decir que todo esto lo inventara Aristóteles, pero su sistematización ayudó a generar una hegemonía de pensamiento que es la predominante del mundo occidental. El término “hegemonía” viene del griego y significa “guiar”, “preceder”, “conducir”, por tanto debemos atender a cómo este planteamiento hegemónico ha marcado el devenir de nuestra historia y cómo sigue repercutiendo actualmente.

    
     Si hacemos un breve recorrido por la historia de la humanidad veremos que la oposición entre dos
elementos es clave para el análisis de la misma, Aristóteles y otros nos enseñaron a pensar así. Sólo sabemos pensar a través de listados infantiles en constante oposición. Y además debíamos pensar porque lo emocional estaba en el listado de lo malo…Y surgieron los países y los había buenos y malos, y describimos las razas (que sólo hay una: la raza humana) pero que se presentan en dos categorías: las buenas y las malas. Y los países buenos con las razas buenas, invadieron a los otros y les impusieron su “bondad”. Y de camino impusieron este sistema de pensamiento, tan propio de esos “países buenos”. 

 Si el recorrido lo hacemos por la historia de la vida privada comprobaremos que Aristóteles no se equivocaba: había hombres y mujeres (al menos desde una perspectiva puramente genital). Y uno era bueno y la otra mala (lo ponía hasta en la Biblia). Y como con los países, los hombres que eran los buenos y los racionales debían imponerse a las mujeres que eran las malas y las emocionales.



 Si nos vamos al plano espiritual se establece la distinción “cielo y tierra”, lo elevado y lo cotidiano. Y el cielo se identificó con la deidad (poco a poco y sin prisas) y la tierra con lo humano en su sentido más mísero espiritualmente. Y miramos al cielo y nos olvidamos de la tierra, y la destruimos, la utilizamos, y obviamos que vivimos en ella. Se crean grandes religiones que te prometen paraísos celestiales “allá arriba” y la tierra se convirtió por tanto en un valle de lágrimas que sería recompensado por el cielo. Y como los países buenos con las razas buenas y los hombres buenos y racionales, el cielo se impuso a la tierra. El cielo era racional y viril, la tierra femenina y emocional. Y ya sabemos cuáles son los rasgos “buenos” y los rasgos “malos” y a quién le corresponden. 

El racionalismo mal entendido, ese que obviaba que todo planteamiento está en estrecha relación con una emoción, ese mismo que no sabía pensar sin establecer oposiciones, que dijo ya de antemano que era lo bueno y lo malo y estableció listas, creó nuevas oposiciones, cada vez más locas, más irracionalmente racionales. Y el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros: reyes y vasallos, ricos y pobres, patrones y obreros, heterosexuales y homosexuales… (Porque sí, esa distinción también parte de la base de que no podemos explicar nada sin oponerlo con otra cosa y encasillarlo en una de las dos listas que marcan nuestro pensamiento. Un rasgo bueno y uno malo. Uno racional y otro emocional. Celestial o terrenal…) 

Habitualmente hablamos del sistema para referirnos a un sistema político o económico determinado. Si algo hemos aprendido es que esos sistemas se modifican con los años, surgen nuevos, no se vive igual ahora que en el siglo XII, los valores son otros… Y sin embargo, hay algo que recorre todo el pensamiento de nuestra historia y es el sistema de oposiciones donde siempre se va a imponer el término “bueno” al término “malo”, es esa estructura, ese listado. Que al fin y al cabo se sustenta en el planteamiento de que debe existir un opresor y un oprimido (por la gracia de dios y de Aristóteles) porque así vence el bien al mal, lo elevado a lo mediocre. Y ya tenemos el componente moral que corona la obra. 

 Un listado basado en la competición, en un sentido bélico de las cosas, que no comprende que la realidad es la suma de sus partes y que la cooperación nos permitiría vivir en un mundo más apacible donde se respetase al ser humano (en su totalidad no en su rol), a la tierra como casa y al cielo como techo hermoso, un mundo que comprendiese que somos pensamientos y sentimientos… Que lo que creemos oposiciones sólo son complementos.,Romper con el listado competitivo nos acercaría a comprender mejor la realidad y cooperar todos juntos para no mantener este mundo irreal e innecesario sino vivir cómodamente con el que tenemos. 

 Así las luchas por romper con estos esquemas son las que hoy por hoy se aproximan más a un cambio real de conciencia. El feminismo, el ecologismo, la descolonización… son procesos de ruptura con el planteamiento hegemónico que distingue y jerarquiza la realidad de nuestro mundo. Por ello no debes ser negro, mujer, homosexual o árbol (permítanme el absurdo) para defender este cambio, simplemente hace falta un poco de inteligencia y de observación, para saber que no nos queda otra si queremos sobrevivir a nosotros mismos. Y tener en cuenta que porque un planteamiento sea antiguo no quiere decir que no sea erróneo o que no se pueda modificar. 

 Nuestro mundo actual, el creado bajo la dominación de este sistema, es un mundo donde la pobreza extrema aumenta cada año (la gente muere de hambre), donde las crisis económicas cada vez son más devastadoras. Se habla de decrecimiento como opción, en un planeta finito que no puede seguir creciendo según el modelo actual… ¿seguimos sin comprender que la tierra esta es la que tenemos? Seguimos pisoteándola porque seguimos sin considerarla importante, la tierra está en lo malo y la defensa de la tierra se sigue considerando un asunto emocional (y te llamarán “abraza árboles” y “perroflauta”). Se sigue sin entender la tierra como parte de lo que somos, en el mismo plano que el cielo, que lo racional, que lo divino y que lo bueno. Y si te emociona una flor eso también es humano y bello y bueno. Porque sigue partiendo de la realidad, de cómo son las cosas, no de sistemas creados sin atender a los componentes que tenemos, que obvia o somete todo lo que se salga de un sistema que quizás tuvo mucho de cielo, ya que a fin de cuentas no deja de ser un planteamiento moral sobre la victoria del “bien” contra el “mal”, pero muy poco de tierra y que por tanto obvió algo muy importante que es saber dónde nos encontramos y con qué recursos contamos. 

 El propio Aristóteles decía que la conciencia era el resultado de un proceso social. El pensamiento hegemónico puede ser modificado, pero para ello es vital conocerlo y enfrentarse a él. Nadie planta cara a algo que no reconoce, que no sabe que existe.

 V. Lenin en 1905 (en los inicios del proceso revolucionario en Rusia) a cuenta del término hegemonía hace la siguiente consideración:

 …la hegemonía pertenece en la guerra a quien lucha con mayor energía que los demás, a quien aprovecha todas las ocasiones para asestar golpes al enemigo, a aquel cuyas palabras no difieren de los hechos y es, por ello, el guía ideológico de la democracia, y critica toda ambigüedad… 

El cambio, ese que ya más que deseable es necesario, sólo vendrá de la lucha, de enfrentarse no sólo a las consecuencias, sino a las causas filosóficas , al planteamiento que subyace en cada uno de nuestros actos. No delegar en la representación política o en los grupos organizados, pese a que su labor sea fundamental. El cambio hegemónico es cultural, debe partir de cada uno de nosotros en cada uno de nuestros días y en cada uno de nuestros actos. Adquirir conciencia sobre lo que somos y sobre lo que falla debe ser el primer paso para este camino que ya sabemos que será largo.

viernes, 5 de junio de 2015

En carne viva.




Cómo iban desnudos y no tenían posesiones la mudanza fue rápida. Al salir del paraíso se descubrieron desnudos y sin posesiones…Desde entonces las mudanzas son lentas porque cubrir las necesidades adquiridas supone también aumentar la carga en el viaje. 

Durante dos años había estado sin residencia estable, o mejor dicho, sin residencia apacible. Había tenido que decidir qué cosas dejaba en cajas y qué otras se llevaría consigo a dar vueltas por el mundo. Hacía no poco tiempo que se había convencido a sí misma de que tenía que liberarse de posesiones… Ahora que esas posesiones no podían acompañarle sentía cierta tristeza, no obstante, sabía que llevaba mucho ganado: ella ya se había convencido a sí misma de que esa liberación era necesaria. Y lo que era más importante aún, sabía que era posible. Había aprendido a elegir entre todo aquello que nos enseñaron que era imprescindible. Es en ese momento cuando se ven las cosas como realmente son y descubres que hay objetos que son importantes y que esos son casi más necesarios que los objetos urgentes. Como con lo material ocurre con todo lo demás… Vivir tan obsesionado con lo urgente te impide centrar tus esfuerzos en descubrir qué es lo importante. 

 No quería recordar cuando cayó por la cascada, a veces, no quería ni siquiera recordar cuándo supo como trepar por la cascada como si fuese un elemento sólido. Antes esa imagen le ayudaba, se sentía fuerte, al fin y al cabo había conseguido hacer lo que nadie había hecho nunca, tenía su propia heroicidad. Claro, que toda heroicidad conlleva una situación previa de peligro que probablemente se podría haber evitado. Y llegados a ese punto no podía sentir mucho orgullo de haber caído torpemente por una cascada tan terriblemente fea y poco atrayente. Al subir por la cascada sabía que no había terminado su odisea, sabía que aún quedaban muchas cosas por hacer, y que quizás tendría que esperar un tiempo para encontrarse con el príncipe oriental en el palacio verde. A veces es tan sumamente complicada la vida de una heroína que nunca sabe cuándo tendrá lugar ese ansiado encuentro. Sin embargo, siempre que podía, que podían ambos (el príncipe también era un ser ocupado) se veían con nocturnidad o a escondidas lejos del palacio... Aún no era el momento. Ahora era el tiempo de los momentos. Así en plural y en el espacio no concreto.

Y mientras tanto, muchos seguirán confundidos, pensando que la heroína es una droga y no la protagonista de un gran relato. 

miércoles, 20 de mayo de 2015

¡Fin de un simulacro!



Definitivamente se acabó el simulacro de democracia que empezó en 1975 y volvemos donde estábamos. Volvemos a ese país donde los dictadores mueren en la cama y se hacen colas inmensas para despedirle en su capilla ardiente. 

Nos olvidamos a menudo de que estamos en el único país del mundo en el que triunfó el fascismo (llamado después franquismo y después "viaje al centro"), casi cuarenta años de victoria (que no de paz, que pregunten a todas sus víctimas) han hecho de este país un lugar muy interesante para análisis de sociólogos y psicólogos. 

Ayer mismo detenían a una veintena de personas por "apología del terrorismo" en las redes sociales, entre otros a un cantante de un grupo medianamente conocido. La apología en este caso eran chistes, más o menos acertados, sobre acontecimientos de la historia reciente de España. Cómo olvidar el atentado a Carrero Blanco, el heredero del dictador que voló por los aires, o el secuestro de Ortega Lara que si bien fue condenado por la mayoría de los que ahora somos considerados etarras no implica que tengamos que apoyar a este señor en su peripecia política, xenófoba y fascista. No celebro que lo secuestraran, pero te aseguro que tampoco me gustaría verle dirigiendo este país. 

Porque confundimos cosas, porque se creyó que libertad de expresión era tener que estar de acuerdo siempre con una sola filosofía, y eso no sólo no es libertad de expresión, es que es lo contrario. 

Digo más, la ETA hoy en día no es un grupo terrorista, lo fue, y tiene presos por ello y la condena de muchos, incluso de algunos que pertenecieron al grupo terrorista. Hoy en día en el País Vasco la mayoría busca la reconciliación mediante el diálogo, no mediante la ocultación o la desmemoria (métodos de la sagrada transición) sino a través de reconocer los errores de unos y otros y hablar. Porque en el conflicto vasco no sólo ha intervenido la ETA, y no hay que olvidar el terrorismo de estado y la guerra sucia. Y yéndonos al aquí y al ahora, tampoco podemos olvidar el tratamiento que se da a los presos, tratamiento de presos políticos que no garantiza los Derechos Humanos de esos presos y pone en duda que España tenga en efecto un estado de derecho. Siendo condenados estos métodos internacionalmente por muchos, incluídas organizaciones tan libres de sospecha como Amnistía Internacional. La situación en el País Vasco tras el abandono de las armas por parte de ETA ha cambiado y lo lógico sería que desde el estado Español también se hubiesen cambiado cosas. 

El otro día detuvieron a tres miembros de una organización de apoyo a presos de ETA, teniendo en cuenta que ya he dicho que hasta Amnistía Internacional considera que existe vulneración de sus derechos, no es extraño que existan este tipo de organizaciones. El apoyo a los detenidos se mostró en un acto donde pusieron difícil la tarea a la policía para llevar a cabo dichas detenciones. Desde los medios se sorprendían del apoyo que recibían por parte de sus conciudadanos. Quizás no comprendan que lo que más quieren en el País Vasco es poder vivir en paz, y para ello no basta con que la ETA deje de matar, es necesario que cambien muchas más cosas. 

Destacar que en esas detenciones se llevaron a cabo y a plena luz del día acciones consideradas torturas, como un falso ahogamiento en una fuente pública. La policía hace eso y encima delante de todos y no sólo no es censurado por los medios sino que es justificado por muchos. 

No es propio de democracia usar técnicas de tortura, no es propio de democracia detener a la gente por emitir sus opiniones. No es propio de una democracia usar a la policía y a los jueces con fines partidistas, teniendo en cuenta la cercanía de elecciones... Y es vergonzoso y no es propio de alguien con decencia usar un conflicto con muertos y mucha gente que lo que ha pasado y que lo sigue pasando mal para atacar a los rivales políticos.

Ahora todos somos ETA, antes eramos judeo-masónicos-comunistas... Es el mismo método, es el método que conoce esa política que nos dejó en herencia esos casi cuarenta años de triunfo del fascismo. 

Ahora toca votar, con la denuncia de muchos españoles que desde el extranjero no han podido emitir su voto... ¿Cómo me voy a creer que estas elecciones son síntoma de que aún seguimos en el simulacro de democracia? ¿cómo me lo voy a creer con la ley electoral que tenemos? ¿con todos los medios de comunicación haciendo campañas injuriosas y bochornosas de parte? 

Se acabó el simulacro de democracia, volvemos a dónde estábamos. Al fin y al cabo Franco dijo una verdad lo había dejado todo "atado y bien atado". 

lunes, 27 de abril de 2015

"Allí abajo". Colonialismo y barbarie.





Con los últimos cadáveres flotando aún en el mediterráneo surgen diversas posturas… Lo importante en este punto quizás es desde dónde se mira y a quién. Tenemos dos orillas, dos situaciones, y nos guste o no, dos tipos de personas. Unas son inmigrantes pobres, otras sus “antiguos” colonos venidos a menos (o quizás no tanto). Desde la UE actual nos hacen fijar la atención en los pobres colonos venidos a menos… Europa está en crisis y no puede permitirse más población y menos si esa población es pobre. Así surgen conceptos como “efecto llamada”, que significa que si garantizamos derechos a las personas que se juegan la vida porque eso es mejor que mantener la que tienen estamos invitándoles a comer de una tarta que no les corresponde y conseguiremos que vengan más. Nosotros no podemos hacernos cargo de todos ellos. Básicamente esa es la idea principal que nos venden nuestro líderes europeos y sus medios falderos. 

 Es curioso, no podemos hacernos cargo de todos ellos pero sí que podemos influir en las políticas de sus países de origen: controlando sus materias primas, impidiendo por tanto que se puedan desarrollar libremente; o sometiendo a sus gobiernos a la voluntad de nuestras empresas o estados, quitándoles el derecho a ser ciudadanos y a que su gobierno vele por sus propios intereses. Ahí sí nos hacemos cargo y con contundencia. 

Mapa de África Colonial
 Algunos dirán ¿es que acaso somos nosotros responsables de su circunstancia? Y recordaré que nuestra riqueza se hizo a fuerza de guerras e invasiones y que si “nos va mejor” es por la cantidad de salvajadas que hemos cometido durante siglos. No sólo nuestra riqueza no está legitimada, es que nos debería quemar en las manos de tan manchada de sangre que está. Y no contentos con siglos de explotación en abierto, ahora, aprovechando el caldo de cultivo que nosotros mismos creamos, los falsos procesos de descolonización o nuestro poder económico, que lógicamente tras años de expolio y colonialismo es inmenso, seguimos influyendo de forma más sutil en las políticas de esos países. Así nos convienen guerras en Libia o en Siria, mantener conflictos en Somalia, aprovechar un mapa de África hecho para poder enfrentar a tribus que no quieren compartir un país pero que nosotros (desde nuestro ilegítimo poder) obligamos a ello, porque decidimos inventarnos África. Y no contentos con el descarado robo, también hacemos negocios, creamos guerras y vendemos armas...

No sólo no podemos poner vallas en el mar, es que se nos debería caer la cara de vergüenza de intentar tratar este asunto como si fuese un problema nuestro, que atenta contra nuestra seguridad. El problema hemos sido nosotros y lo seguimos siendo. Cuando se habla de ayudas de cooperación, yo lo cambiaría por indemnizaciones por expolio y después a dejarles hacer. No van a salir del atolladero en un día, no es fácil, pero estoy convencida de que siempre, siempre, siempre les irá mejor sin nosotros. Previo pago de nuestras deudas, por supuesto. En esos países hay mucha gente que lucha, no necesitarían a nuestras ONGs si no fuésemos nosotros mismos los que generamos situaciones de emergencia difíciles de afrontar por ningún estado, ni siquiera por los más ricos. Pero nos sentimos orgullosos, dando nuestros 0´7% que nunca llega, como si fuese caridad y es sólo calmar nuestra conciencia o seguir sosteniendo su carencia, no queremos que desaparezcan pero tampoco queremos verles libres. ¡Qué afrenta sería hacia los colonos ver como sus antiguas colonias puedan ser iguales a ellos! No queremos dejar de expoliar, ni de tener el poder y el control para nuestro beneficio y en territorio ajeno, pero tampoco queremos que vengan aquí a recordarnos lo que hemos hecho de ellos. Y el problema no son los habitantes de Lampedusa, 5000 personas que les ha tocado ser del bando opresor como a los otros les ha tocado ser del bando oprimido, y que no pueden tomar decisiones más allá de la posibilidades que da una democracia representativa donde los poderes se entremezclan y confunden con frecuencia. Los 5000 de Lampedusa como digo solos no pueden hacer nada. Ni siquiera toda la población de Malta, ni los habitantes de Canarias o de Tarifa. Pero quizás si a todos los que nos ha tocado estar en este bando nos diera vergüenza ser partícipes de él y de sus mentiras, el poder perdería poder. No debemos aplaudir el discurso falso, prepotente y colonial de la UE, ya somos cómplices sólo por haber nacido aquí, no seamos además victimarios.

viernes, 10 de abril de 2015

El agravio feminista.





Si algo me resulta curioso hoy en día relacionado con el movimiento feminista es la cantidad de reacciones desproporcionadas y de ataques constantes hacia dicho movimiento. Mirando los libros de historia encuentro reacciones semejantes como la acontecida ante movimientos como el movimiento obrero o la lucha por los derechos civiles de las minorías raciales en EEUU, y en ambos casos la reacción surge por los mismos motivos. Ideologías hay muchas, pero es cierto, que no todas cuentan con un ejército potente que pretenda acabar con ellas incluso en su plano más teórico.

En el caso del movimiento obrero las reacciones de la oligarquía económica se plasmaron, y aún se plasman, de diversas maneras: boicot para chantajear a la población, pistolerismo, apoyo económico a movimientos de extrema derecha como el fascismo o el nazismo etc. E incluso guerras, golpes de estado, dictaduras crueles... Es lógico, el poder nunca quiere perder el poder, el opresor nunca quiere dejar de oprimir.


Otro ejemplo que cité antes fue el ocurrido en EEUU en relación con la población afroamericana que dejó tras de sí una guerra civil y posteriormente la creación del Ku Kux klan. Los blancos, el poder, no querían perder ese poder. El opresor nunca quiere dejar de oprimir.

En el caso del feminismo, es curioso, porque es cierto que se han hecho conquistas, si no nadie se molestaría, pero paralelamente han surgido tras de sí todo un ejército de “buenos ciudadanos” preocupados por no sé sabe muy bien qué… Porque entre las conquistas que se han hecho, al menos en determinadas zonas del planeta, hablar de superioridad del hombre para atacar al feminismo no quedaría políticamente correcto, así que necesitaban criminalizar al movimiento.Y recuerdo a los comunistas comiendo niños o los medios de comunicación de EEUU usando imágenes repetitivas y constantes de negros cometiendo delitos. Es muy importante criminalizar al enemigo. Cuando atacar ideológicamente una lucha te deja en evidencia lo único que te queda es atacarles a ellos.

Así en estos días en España surge un posible caso de violencia de género y precisamente es acusado un político que fue el propulsor de la única ley que hay al respecto. Durante años hemos escuchado críticas a dicha ley, encontrarás cifras aleatorias (nunca son las mismas, al parecer no leen todos los mismos informes) sobre lo dañina que es dicha ley y la cantidad terrible de denuncias falsas que se interponen. La única verdad contrastable acerca de las denuncias por violencia de género es que el 60% de las víctimas mortales que deja este tipo de violencia no habían denunciado. Lo curioso, lo que a mí me llama la atención, es que se usa el argumento de la “denuncia falsa” y al final la presunta es la víctima y no el acusado. No he leído ni escuchado en ningún medio que nadie ponga en cuestión la presunción de inocencia del acusado, sin embargo constantemente se ha puesto en cuestión la veracidad de la denuncia. Si bien estoy completamente de acuerdo en respetar a la justicia y su actuación y no condenar a nadie antes de tiempo, creo que es terrible que se condene públicamente a quien interpone una demanda sobre un asunto así tratándole de mentiroso. Aquí no hay presunción de inocencia. Claramente todas las denuncias son falsas hasta que se demuestre lo contrario. ¡Buen trabajo! Ahora comprendo porque el 60% de las mujeres que fueron asesinadas ni si quiera se atrevieron a poner una denuncia.
Oigo también que esta ley tiene lagunas, y vuelve el argumento de las denuncias falsas… Es curioso, si por ejemplo alguien acusa falsamente a otro de robar, nadie se plantearía que el robo debería dejar de estar perseguido no vaya a ser que se cuelen denuncias falsas. Pero con este tema sí, aquí si podemos tomar la parte por el todo y pasarnos por el forro la presunción de veracidad de la posible víctima. Al fin y al cabo es una mujer resentida… todas lo somos. Sé que nadie diría esto en plan genérico pero es lo que se infiere el discurso repetitivo sobre este tema. Y con este caso, que no sé si será verdad, mentira o verdad a medias, y en realidad es lo que menos me importa (eso es trabajo para jueces y policía no para mí), se ha demostrado qué es lo que pretendía dicho discurso y sobretodo lo exitoso que ha resultado.No hay más que ver y escuchar cuál es el debate en los medios.
Está claro que hay muchos agraviados por el feminismo y en lucha sin cuartel y lo que es peor cosechando éxitos. No voy a entrar a explicar, ¿qué es la violencia de género? ¿por qué hay una ley sólo para eso? o ¿por qué no incluye a los hombres? Simplemente viendo la definición del término encontraríamos respuestas a cada una de esas dudas. Y sobretodo viendo todas estas reacciones, anómalas, sólo comparables a otras campañas de desprestigio entenderemos porqué incluso hoy, o sobretodo hoy, son tan necesarias estas leyes y que además debemos seguir alerta para evitar que una vez más el opresor te tome el pelo. Como siempre, como tantas veces, el poder no quiere perder el poder y como no es legítimo atacar ideológicamente una lucha que defiende la igualdad y la libertad de todos criminalizan a los que luchan. Ya lo hicieron, lo siguen haciendo y sólo lamento que aquellos que lo ven tan claro con otras luchas no sean capaces de verlo ahora. 








sábado, 28 de febrero de 2015

Andalucía No sólo hay una.

Río Tinto, Huelva.
Andalucía es Juan Ramón paseando por Moguer cuestionándose si la modernidad destruirá el paisaje...qué hubiese escrito este onubense ilustre de haber conocido el Polo químico. Porque Andalucía también es el Polo químico, la celulosa y las montañas de 30m de fosfoyeso al lado del Odiel. Es el lince y peregrinos que ensucian sin pudor su hogar todos los años. Porque también es eso, romerías, clasismo y por supuesto documentales que lo critican y son censurados. Andalucía es Doñana. Y son ríos tintos y países de fantasía, son ingleses recordando quien manda y un año de los tiros para la cuenca minera. Destrucción y construcción, paisaje, poetas, rebelión y barbarie. 

Caricatura del grupo sevillano Smash.
Andalucía son los Smash, es Lole cantando y Manuel a la guitarra, es Silvio, y es Salvador Távora recordándonos lo triste que es nuestro pueblo. Pero también son las mujeres con rastas vestidas de flamenca, los jóvenes que tienen en un mismo día reunión en la hermandad y en las juventudes comunistas. Son las vírgenes y es Estrella sublime de tapeo por el barrio de Santa Cruz. 

Wallada Al-Mustakfi, poeta cordobesa siglo X.
Andalucía es la Mezquita, reconvertida en catedral y robada por los buenos cristianos. Andalucía también es Alcolea venciendo a los borbones, Julio Anguita conquistando para la izquierda la ciudad de los califas. Es Wallada Bint Al-Mustakfi escribiendo poemas a su amor imposible en el siglo X, mostrando que las "armas" y las letras no eran sólo cosa de hombres. Andalucía es tradición, ruptura y vuelta a empezar. 


Baeza, Jaén.
Andalucía son olivos, es el pueblo sometido como cantaba Miguel Hernández "Jaén levántate brava...no vayas a ser esclava con todos tus olivares"... Son iglesias con mensajes de masones camuflados en ciudades-museo escondidas por la sierra Mágina. Restauraciones polémicas fruto del sincretismo que siempre fue una forma de ser. Porque Andalucía también es Bailén luchando por la independencia mientras venden aceite de Toledo rodeados de olivares.  

Playa de El Palmar, Cádiz.
Andalucía es mar, es luz, es costa... Y son hippies en los Caños o el Palmar, surferos en Tarifa, chirigotas por Febrero o reivindicaciones en el Falla. Y una pequeña península, de difícil acceso, inventando la modernidad para eso "lejano" y "cercano", esa circunstancia, que llamamos España. Y también son bases militares de otros países que impiden que los barcos comuniquen sus costas. Que nos convierte en independientes, dependientes, en seres libres y esclavos. También autopistas con peajes que nunca se acaban de pagar...

Invernaderos de Almería vistos desde el espacio.
Andalucía es hacer rutas por Cabo de Gata, visitar pequeños pueblos de pescadores que no tuvieron la "suerte" de ser atractivos para especuladores. Es el desierto y es Hollywood. Es la miseria entre plásticos, y es huerta, y es hambre. Es emigración e inmigración. Es el extremo y el centro que lo explica todo. 

Templo budista de Benalmádena, Málaga.
Andalucía es Ronda, dónde todos gritamos "coño" al asomarnos a su balcón. Es Antequera y sus paisajes naturales. Porque Andalucía también es la Jet Set instalada en su costa, es Gil y es el símbolo del robo y de lo hortera que puede llegar a ser la opulencia. Pero también es budistas escondidos en sus montes, extranjeros que viven en pueblos de excéntricos que de tanto rodar perdieron su nacionalidad y son de todas partes y de ninguna. 


Andalucía es la Alhambra y el Albaicín, tomar tapas en la calle Elvira, gratis con la cerveza. Es la nieve y es la playa. Pero también García Montero, Egea y Álvaro Salvador mostrando al mundo que la poesía en los 80 requería de "otra sentimentalidad". Son estudiantes y ciudades fantasmas en verano. Pueblos llamados Peligros, para curarse de los tontos que lo evitan. 

Andalucía es el todo y la nada, Andalucía es mucho más que claveles y guitarras. Andalucía No sólo hay una. 

lunes, 23 de febrero de 2015

Epicentro en Albacete.


Gea tiembla sola antes de que la hagas temblar.
Ella prefiere darse sus propios ritmos.
Y llorará y se tragará a sus rivales,
y la próxima vez que tiemble
no lo dudéis, 
os hará temblar de miedo.