lunes, 1 de agosto de 2016

El "principio de la Pitufina" y las Trump(as) del sistema.





Fotograma de Interestelar (C.Nolan, 2014)
Hace poco me hablaron de la existencia del “principio de la Pitufina”, es decir, de la recreación en series, películas y demás obras de ficción de un personaje perteneciente a los sectores no privilegiados del sistema que aparece de forma aislada en un grupo formado por los privilegiados del sistema, transmitiendo con ello la idea de que a nivel individual se puede salir del ostracismo cultural y político. Así aparecía la pitufina en la famosa serie de animación, pero también el típico amigo/a de minoría étnica - que suele morir-o la chica que acompaña a los héroes de las mega producciones.

Las mujeres o las minorías étnicas son elementos recurrentes del cine hollywoodiense como elemento compensador de tantos hombres blancos de clase pudiente que componen el resto del grupo. Otro rol en juego es el “héroe de garaje”, o el “principio de Steve Jobs”, en relación con una supuesta “superación de la lucha de clases” por la ambición personal de un individuo. 


Recurrente es por tanto el individualismo de estos “héroes” de la marginalidad social… No verás un grupo de minoría étnica en lucha, sino más bien serán retratados como drogadictos medio estúpidos con una conciencia de comunidad pueril. O mujeres feministas que aparecen como locas resentidas sin sentido que inventan maldades en una guerra de sexos absurda. Tampoco encontrarás clase obrera sino una comparsa de ignorantes y paletos sin ambición. Toda representación grupal asociada a la dominación de género, racial o de clase se representa por tanto de forma caricaturesca en grupos primarios racional y emocionalmente sin ninguna posibilidad de mejorar su situación, a no ser que sea mediante la superación de su propio grupo, es decir, obviando la estructura que compone dicha situación de desprestigio y de opresión y evitando las alianzas con sus iguales. La propuesta finalmente no es sólo egoísta sino que también ayuda a evitar cualquier rebelión, culpabilizando a cada una de las personas que son oprimidas por el sistema de su propia situación. 

Presentación de la candidatura de Hillary Clinton. 
 En EEUU como ya sabemos es común espectacularizar todos los ámbitos, así abren congresos de partidos políticos o de ligas deportivas asimilando los mismos principios que para la gala de entrega de premios de los Oscar. 

Y estas elecciones vienen cargaditas de recursos estilísticos hollywoodienses, así tenemos al super poderoso Trump, ese cacique del sur tan recurrente a la par que impresentable y a la Pitufina, Hillary Clinton. En esta película ambos personajes persiguen los mismos objetivos aunque difieran en sus tácticas. Clinton no llega donde llega a través de la lucha de ningún movimiento feminista sino por haber sido una política “ejemplar” en su defensa de los privilegios oligárquicos estadounidenses. Así ha sido responsable, como Secretaria de Estado, de muchas de las matanzas que se han llevado a cabo por todo el mundo, destacando su papel dentro de lo que se conoce como Estrategia Asiática, para mantener con ello la hegemonía de EEUU, que se encuentra en crisis más que evidente. Las políticas imperialistas y capitalistas llevadas a cabo por Clinton atentan gravemente sobre todo contra los grupos más oprimidos de este sistema, incluidas por supuesto las mujeres. Son las mujeres, por su situación de pobreza estructural devenida de un sistema patriarcal que divide sexualmente el trabajo y degrada a la mujer, las principales víctimas de la deslocalización productiva que defienden estas políticas, pero también de sus políticas belicistas, ya que son las principales víctimas de las guerras, con un aumento brutal del control del cuerpo de las mujeres, por los estados en conflicto y como elemento de conquista de sus enemigos en dicho conflicto, lo que supone el aumento de las violaciones directas, de la trata, de la prostitución etc 
Este sería el principal argumento para no obviar que el hecho de que Hillary Clinton rompa un “techo de cristal” no es más que la reproducción del “Principio de la Pitufina” en campaña electoral. Una mujer sola entre hombres que luchando contra todos -y contra todas- de forma individual se impone. No es por tanto una victoria feminista sino una campaña de desprestigio para el movimiento, las mujeres no debemos organizarnos, tú sola eres responsable de ti y de tu situación. 
Aunque esto no es novedoso, la misma campaña se llevó a cabo con Barak Obama, en este caso a través del uso de la minoría étnica como elemento de doble campaña, transmitiendo la misma idea, individualismo y ruptura con los movimientos organizados, sólo tú eres responsable de tu situación. Si Clinton nos conduce hacia una tercera guerra mundial (cosa más que probable si persiste en sus políticas) es lo de menos, tenemos a un loco extremista muy hollywodiense de único rival y a un “ejemplo de superación” en su extremo. Colocándonos en una disyuntiva que sólo es una evidente condena.

 Lo curioso es que si de verdad la responsabilidad fuese de cada uno de los individuos que son oprimidos y no de un sistema que se mantiene por dicha opresión probablemente no tendrían que gastar tanto dinero y esfuerzo en campañas tan intensas de propaganda. Mientras, seguirán jugando a las falsas disyuntivas, a las campañas mediáticas y culturales, y seguiremos oprimidos y sintiéndonos responsables cada día de nuestro devenir sin ser conscientes de que la solución pasa por reconocer al enemigo, pero sobre todo a los aliados, porque sólo juntos y juntas podremos cambiar el “orden natural” que nos han enseñado.

miércoles, 25 de mayo de 2016

Yo canto a la diferencia.

Decía Violeta Parra que ella cantaba a la diferencia que hay de lo cierto a lo falso… “de lo contrario no canto” añadía.


En estos tiempos que corren de espectáculo bochornoso donde la mentira no sólo está instalada sino que se mueve con el descaro propio de aquel que se siente protegido en sus vergüenzas, más que nunca deberíamos seguir a la chilena y tomar nuestras guitarras y no sólo por conseguir un aplauso. Deberíamos no colaborar de este espectáculo - por mucho que ayude a nuestras tragaderas- o seguiremos siendo cómplices de un macabro pacto de ficcionalidad. Es hora de cantar para diferenciar lo cierto de lo falso.

 Lo cierto es que en Europa se están deportando e internando en campos de concentración a personas que huyen (niños incluidos) de la barbarie de la guerra. Una guerra que por otra parte lleva siglos siendo muy rentable para los mismos que acuerdan estas “soluciones” y que encargan a otros -los que buscaban el aplauso, los falsos- para que las ejecuten.




¿Buscó un aplauso Tsipras consultando al pueblo griego si quería ser valiente? 


Oigo que deportan a los niños del Pireo que ahora nacieron en Siria y escucho esa hermosa canción tan patrióticamente Helena. El Pireo, puerto ya no tan patriótico ni tan Heleno, vendido a empresas alemanas como pago de una deuda impagable. Y aún así Tsipras insiste en cumplir lo acordado con la UE hasta sus últimas consecuencias… En el Pireo o en Idomeni, contra su pueblo o contra otros pueblos.

 ¿Busca ahora el aplauso Tsipras de una Europa cada vez más descaradamente totalitaria?

No, esta vez no está en lo falso.

Desalojo de los refugiados del Puerto del Pireo. 

Cargas policiales en Idomeni el 18 de Abril. Emran, de 40 años, y refugiado en Grecia muere de axfisia por los gases lacrimógenos lanzados por la policía Griega. Ayer mismo también se produjo el desalojo de refugiados, activictas y periodistas que allí se encontraba. Estarán en centros de detención hasta que sean deportados a Turquía.
     ...  Yo canto a la diferencia que hay de lo cierto a lo falso… de lo contrario no canto.

martes, 10 de mayo de 2016

La "Centralización" del tablero de la lucha y la oposición aceptada.



Durante años en las "democracias" occidentales nos hablaron de que teníamos dos opciones: una a la derecha, dominada fundamentalmente por partidos liberales y democristianos; y otra a la izquierda dominada por los partidos socialdemócratas y con una periferia de partidos "comunistas" reformados y reformistas.

La socialdemocracia entra en crisis casi al nacer, no tenía mucho sentido una corriente tan tan reformista que ya ni reformaba y que apoyaba una y otra vez al sistema dominante. En ese contexto los partidos "comunistas" tampoco eran referentes de nada, al fin y al cabo, estaban tan acomplejados por la "cultura popular impuesta" de los billones de muertos, que el hecho de que fuera falsa o cierta era lo de menos. Ya ni querían ganar las elecciones, total, ¿para qué?

En los últimos años, sobre todo tras la caída del telón de acero, ha sido aún más evidente el papel que dentro de este modelo social y político juegan estos partidos presentados a todos como la "oposición" al sistema capitalista.

El caso británico es especialmente doloroso y sirve de ejemplo. En la década de los 90 el Partido Laborista británico -que jamás se consideró a sí mismo marxista- apuesta por la Tercera vía, una suerte de reformismo (por llamarle de algún modo) que apostaba por la economía de mercado, la defensa del proteccionismo a la macroeconomía y cierta protección social, siempre que no entrase en conflicto con los dos valores anteriores. Tras años de experimentación neoliberal con dramáticas consecuencias bajo los gabinetes de Thatcher la victoria de los laboristas era casi un alivio, un desahogo. Sin embargo en la práctica la victoria de los laboristas y sus planteamientos supuso la mordaza definitiva para el movimiento sindical y obrero británico conocido históricamente como Trade Unions. Curiosamente el propio Partido Laborista surgió bajo su amparo a principios del siglo XX siendo posteriormente su verdugo a finales del mismo siglo. En ese sentido se puede decir sin miedo a equivocarse que el fin último de esta "tercera vía" en Europa ha sido siempre controlar y derribar el poder de lucha sindical y obrera, centralizar su discurso y barrer toda disidencia.

Casos similares ocurrieron en Alemania donde a modo de ejemplo podemos ver las reacciones de socialdemócratas convencidos del SPD como Sigman Gabriel y Martin Schultz lamentándose del resultado del referendúm griego que se atrevió decir no a la Troika con argumentaciones aún más fieles a sus preceptos de las que se escucharon en boca de Merkel u otros representantes del modelo neoliberal. 

El caso de España tiene su propia versión de los hechos, su propia propuesta de modelo político y de estado conocido como "Régimen del 78" es una suerte de todo lo anterior, un régimen nacido en pleno apogeo de todas estas propuestas, un modelo de contrarrevolución permanente donde su partido opositor -encumbrado y financiado por bancos alemanes- el PSOE, ha demostrado una y otra vez cual es su lugar en este juego, muy en sintonía con sus colegas europeos. A nadie le pudo sorprender que un partido que negó su republicanismo y su marxismo también renegara de su apuesta socialdemócrata modificando la propia Constitución española para priorizar el avance macroeconómico y de libre mercado -de esto va la deuda- a cambio de quitar la protección social de sus ciudadanos. De nuevo en clara sintonía con sus colegas europeos lo social quedaba sólo para cuando no afecte al mercado. 

Por otra parte, el Partido comunista, activo en la lucha contra el franquismo, mérito que nunca pretendería quitarle, vendió su primogenitura a cambio de una legalización ridícula que le condenaba al ostracismo institucional pretendiendo el régimen con ello eliminar tal y como hizo el Partido Laborista toda la lucha de las calles, muy intensa en esos momentos. A través del arrastre de otros partidos minoritarios de izquierdas se dio paso a lo que se conoce como Izquierda Unida, el consuelo durante años de los derrotados por el PSOE. Afortunadamente el arrastre sindical tuvo menos éxito que en el caso británico, pero aún así, hoy en España tenemos que lamentar, gracias a todo esto, la visión que transmiten de sí mismos nuestros sindicatos mayoritarios (UGT, CCOO), dependientes cada uno de ellos de estos dos pilares de la "izquierda" institucional española. 

En este contexto surgen partidos nuevos que inicialmente parecen muy radicales -sí de ir a a raíz- y empiezan a hablar de cosas de las que hacía años no hablaban lo que se consideraba izquierda. Sin embargo el espectro estaban tan derechizado que hablar de Keynes era casi como hablar de lucha armada de anarquistas en el siglo XIX...

PODEMOS e IU se unen ahora como los salvadores de esta corriente "crítica" -que no revolucionaria, que no radical- que sólo aspira y puede aspirar a ser lo que fueron esos partidos socialdemócratas que están en agonía en casi toda Europa (sino ya muertos y enterrados como en Grecia) para dejar de ser la periferia de la oposición aceptada.Sin embargo no debemos olvidar qué aspirar a esto supone aceptar condiciones de rendición para todo aquel que pretenda un cambio real de la situación. 

Algunos seguimos pensando como siempre, seguimos convencidos de que hay cosas que no tienen arreglo si no se cortan de raíz. No, no nos hemos radicalizado, siempre fuimos radicales, sólo que algunos llevan años "centralizando" el tablero de la lucha y nos tienen despistados.

domingo, 28 de febrero de 2016

Andalucía para Los Pueblos, España y la Humanidad.



4 de Diciembre de 1977.



Vivo con la dualidad de España
que es la dualidad del mundo.

Por mis venas corren amos y vasallos, 
sumisos, rebeldes y revolucionarios. 
La libertad y la paz, 
la ira y todas las caenas.

La iglesia, las misas, el rosario, 
La Civila, la casa del pueblo 
y los casinos obreros. 


También hondea la verdiblanca , 
los olivares y los señoritos a caballo.
Dos conceptos de tierra 
y dos conceptos de fuerza. 

El subsuelo vendido a los ingleses, 
Santa Bárbara y los mineros, 
La sabiduría de Brihán y el año de los tiros. 

La blanca manchada y la verde que insiste: 
La tierra de plástico y no “pa´quién la trabaja"; 
La autonomía secuestrada por caciques modernos 
de trajes de diseño y lenguas de serpientes 

Pero…¡Turquillas es nuestra! 
Porque sabemos que la blanca 
no hondea sin la verde. 
y no nos cansa la lucha. 

Porque mi tierra triste, 
se levanta renovada cada mañana 
y ya no pide sino exige Tierra y Libertad.

Llevo por mis venas dos historias 
que son dos visiones de la misma 
y que hace que sepa de primera mano
que la razón sólo está de un lado. 

 ¡Viva Andalucía libre! ¡Y viva el 4 de diciembre!

martes, 19 de enero de 2016

¿Escondió el capitalismo al padre de la criatura?


Fotograma de la película Una Nueva Amiga.
Yo como feminista cuando reivindico la actuación de Bescansa no reivindico la imagen de la madre, en todo caso la de la madre trabajadora, es decir reivindico que existe una economía de cuidados paralela y al margen de la visible economía productiva y me parece necesario que se ponga de manifiesto. No creo necesario reivindicar a la madre porque aunque sea en lo privado ya ha sido reivindicada y no lo veo necesario. Una mujer cuando decide ser madre (no olvidemos que es una responsabilidad y no un derecho y por tanto es vital que sea una decisión tomada con mucho cuidado y nunca jamás una obligación ni una decisión tomada por otros) es consciente de lo que ello conlleva. 

Sin embargo no es tan común que exista esa percepción de responsabilidad en el caso de los padres (no digo con esto que no haya padres excelentes y mejores que muchas madres) pero que la sociedad aún no ha marcado la responsabilidad de estos cuando se toma la decisión de traer a una criatura al mundo ya que los cuidados siguen vinculados a lo privado y a la mujer. La mujer sin salir de lo privado ha conseguido introducirse  en el mercado laboral, es decir, en la economía productiva y asalariada, tradicionalmente sector de los hombres. Y por tanto la distinción o separación entre ambos campos ha seguido vigente. Con todo ello a la responsabilidad exclusiva de los cuidados se le ha sumado la responsabilidad en el mundo laboral, y todo esto sin hacer visible y empoderar lo primero. 

A los padres sin embargo, sólo tras un divorcio se le plantean sus responsabilidades, habitualmente relacionadas con el pago de una pensión, es decir, su rol tradicional de aportar dinero obtenido por el trabajo en la esfera pública para el mantenimiento de la esfera privada. En el caso de las polémicas "custodias compartidas" (que se otorgan con más frecuencia de lo que se dice) es curioso la exigencia de compartir custodia sólo tras el divorcio cuando en realidad la custodia debe ser compartida desde el nacimiento y ahí no suele haber mucha polémica ni mucha exigencia por parte de la sociedad.

 Yo no pido que la mujer deje su vinculación con la red de cuidados, sino incorporar al hombre en ese sector que aún no se manifiesta como transversal a ambos sexos, y con ello abarcar a la sociedad en su conjunto como sujetos activos dentro de la economía de cuidados. Hacer de la economía de cuidados un asunto de estado, porque al fin y al cabo ya es un asunto político por mucho que muchos quieran que permanezca escondido. 

Finalmente con esto lo que se exige es que tanto la economía productiva como la reproductiva y de cuidados queden visibles y se eliminen las parcelas distintivas que el machismo generó creando dos mundos uno visible y masculino y otro invisible y femenino. 

 El ejemplo de la crianza es sólo un punto de toda esta red de cuidados, muchos han hecho burlas diciendo que si se quiere poner de manifiesto dicha estructura podrían haber llevado a algún anciano o a algún enfermo. Efectivamente no sólo se trata de la crianza de los niños si no que va más allá. Pero también nos cuidamos entre nosotros sin estar enfermos, sin ser ancianos o sin ser niños. La red de cuidados es más amplia y es uno de los sustentos vitales para el mantenimiento de cualquier sistema económico productivo. 


Otra duda y generador de controversia ha sido la gran pregunta de ¿dónde está el padre de la criatura? Desde el feminismo tradicional se ha hecho hincapié en la necesidad del reparto de funciones dentro del hogar y aún así todavía escuchamos eso de "los hombres no ayudan en casa"... cómo si tuviesen que "ayudar" a alguien... Y sí, el padre, el hermano, el hijo, en general el hombre no aparece como elemento crítico y reivindicativo dentro de estas luchas, al menos de forma visible. Como decía anteriormente si bien la mujer ha entrado (con dificultades y ocultamientos) en la esfera pública, el acceso del hombre a la esfera privada no está exento de problemas. El machismo siempre deja clara en su férrea estructura que lugar ocupa cada uno y sigue alimentando que salir de ese lugar natural es poco menos que travestismo. El machismo es muy "ordenado" y por eso mismo tampoco admite que ni siquiera es necesario que exista un "padre de la criatura", que a veces lo que hay son dos padres, a veces una madre sola, a veces dos madres... Que las estructuras familiares actuales ni siquiera se someten a ese orden. 


Llegados a este punto entenderemos porqué el machismo ha sido un gran aliado, una vez más, para el sistema actual capitalista y viceversa. Manteniendo toda la economía reproductiva y los cuidados en la sombra, quitándole importancia o dejándolo como asuntos de índole privado, el sistema capitalista se ahorra mucho dinero y suma otro pilar que le sustente. ¿ O creéis que un sistema tan imperfecto como este y que genera tanta desigualdad sería sostenible si no tuviese a mucha gente cuidando de otra gente? Pero había que desviar esa atención. Primero hacia lo privado y con organización, es decir, repartiendo funciones por sexos y encerrándolas en el hogar. Después cuando el sexo oculto quiso tener valor dentro de las sociedades y con este sistema supone por tanto entrar en el mercado productivo y recibir dinero a cambio de tu trabajo (lo que se conoce como un empleo), es decir, cuando las mujeres entraron en el mercado laboral sólo se les permitió con una condición que era seguir manteniendo las distinciones, seguir manteniendo oculto que este sistema sólo se puede sostener gracias a redes de cuidados. Esas mismas redes que hacen que no haya una situación de alarma social pese a recortes en educación, en sanidad, en dependencia… Lo que antes hacia el estado ahora lo tiene que hacer alguien, no ha dejado de ser necesario. Y el estado sabía que había quién se iba a encargar. 

Durante muchos años las mujeres que quisieron salir de la oscuridad del mundo privado han tenido que ocultar que en realidad tenían una doble vida, sacrificando por el camino tiempo y vivencias tanto en un terreno como en el otro. Hoy muchas mujeres se levantan contra esto porque consideran que no es necesario, que con un reparto lógico de funciones y unos empleos racionales se puede disfrutar de todo, ya que siempre han tenido todo. 

No hay padre de la criatura porque al sistema no le conviene que la mitad de su población descubra que toda esta red también es responsabilidad suya porque... ¿ cómo puedes explicar a una sociedad en su conjunto que se exigen horarios flexibles, disponibilidad 24 horas, facilidad de desplazamiento cuando nos demos cuenta de que todos y todas tenemos "cargas" familiares y personales?

Definitivamente dejemos de cuestionar nuestras funciones en la vida no vaya a ser que al final, una vez más, lo que quede en entredicho sea el propio sistema capitalista y sus variantes de opresión. 

jueves, 14 de enero de 2016

Un asunto político.



Recuerdo una vez que con siete u ocho años mi madre que es arquitecto me llevó con ella para ayudarle a hacer una medición de terreno. Recuerdo que me lo pasé muy bien aquel día. Qué tenía con quién dejarme, por supuesto, qué yo estaba de vacaciones y ella quería pasar tiempo conmigo, pues también. Hay quien quizás no entienda esto. 

 Además de ese día especial recuerdo muchas tardes en su estudio, ella trabajando en sus planos y yo haciendo los deberes mientras escuchábamos la radio. Pero también recuerdo más de una tarde y de dos en el instituto con mi padre (que es profesor), era divertido, si tenía deberes y no los entendía rápidamente aparecía un profesor “de apoyo” de la asignatura que fuese necesaria. No sólo no fue ningún trauma para mí sino al revés porque me hacía estar cerca de mis padres y sobre todo entender que eran personas con mundos propios y que querían hacerme partícipes de esos mundos. Y eso me hacía sentir importante para ellos. Un niño suele valorar mucho esas cosas. 

No había problemas económicos como para que no pudieran permitirse dejarme con alguien y sin embargo querían estar conmigo. Algunos quizás no entiendan que el afecto y el apego también son muy importantes para la educación y la crianza de un hijo. También aprendí sobre modales, aprendí a comportarme en público, a estar con gente desconocida y no armar escándalos ni numeritos. Aprendí a estar con los otros, con los adultos, y en su mundo, y eso tampoco me originó ningún trauma sino al contrario, me ayudó a crecer sabiendo adecuarme a las situaciones, divertida, alegre pero teniendo presente que hay que respetar a los otros y saber cómo tratar en según qué ambiente. Que el trabajo es algo serio pero que también es algo humano, y que no es incompatible tomarse las cosas en serio con aportar esa humanidad en cada acto en el que participemos.

 Y sin embargo no es sólo un asunto de apego… ¿cómo se ve la maternidad en esta sociedad en relación con el mundo laboral? 

¿Por qué mi madre embarazada de mí de cinco meses se seguía subiendo a andamios para explicar las obras ocultando a todos que estaba embarazada porque su puesto de trabajo estaba en riesgo? 

¿Por qué amigas mías ocultan sus embarazos (incluso trabajando para administraciones públicas) cuando tienen contratos precarios de obras y servicios y esperan incluso estando ya de seis meses y disimulando como pueden para informar de su estado a que les renueven el contrato? 

¿Por qué algunas compañeras tienen que mentir para excusarse y salir de una reunión de trabajo diciendo que tienen otra reunión laboral cuando en realidad van al colegio de sus hijos a reunirse pero con la profesora? 

Y también está la maternidad potencial… ¿Por qué me han preguntado en más de una entrevista de trabajo si tengo gente a mi cargo? ¿Si tengo hijos? ¿Si tengo pareja estable? o ¿si quiero tener hijos? 

Si la paternidad/maternidad aún no comprende lo importante que es el vínculo y el afecto también hay diferencias entre ser padre o madre hoy en día y sobre todo en relación con la esfera pública y el trabajo monetarizado. Ya que un padre puede ser un padrazo por anteponer a sus hijos (si el machismo no le tacha de “calzonazos”) mientras que una mujer que priorice su maternidad se considerará poco profesional y si prioriza su profesión “mala madre”. ¿Cómo encontrar el equilibrio?  
Es en el momento el que te das cuenta de que si buscar equilibrios no te contratan o te dan peores condiciones laborales, entonces mientes y ocultas. Y dices no tengo pareja, no quiero tener hijos y después… no estoy embarazada, me voy porque tengo otra reunión (mientras piensas… ¿Le estará yendo bien en mates a mi hijo?) y así se construyen los mundos paralelos. Y la mujer sale de la esfera privada pero sólo de vacaciones. 

 La clave probablemente está en que ser padres o madres no es un derecho sino una responsabilidad, quizás si se entendiese este concepto entenderían porqué no se puede obligar a nadie a ser madre y entenderían por tanto que es una decisión bastante personal y que nadie, ni un médico ni un político puede tomar por ti. Pero también se entenderían muchas otras cosas como que es una responsabilidad pública porque es la encargada de aportar nuevos integrantes a nuestra sociedad y sin esos miembros no existiría tal sociedad. Y sobre todo no es lo mismo una sociedad que tuvo afecto e implicación que una que no lo tuvo.

 Ayer Carolina Bescansa acudía con su hijo al parlamento y se armó un revuelo. No importó que no fuese un acto novedoso ni original, casos como ese ha habido miles en Europa (parlamento Europeo, parlamento Holandés…) o en América (Chile o Argentina), pero eso no importó como ya digo y muchos se le echaron al cuello ¡Ese no es lugar! ¡En el Congreso hay guarderías! El lugar es lo privado, y la crianza o bien un asunto de “otros” o bien un oficio clandestino. Teniendo en cuenta todo lo anterior considero que Carolina Bescansa, como hicieron otras antes, llevó este asunto al lugar que le corresponde, al centro de la política, porque esto es un asunto político. Y gracias a ello, desde ayer muchos (incluida yo misma) andamos planteándonos muchos temas.

lunes, 11 de enero de 2016

"Revolución" de aristócratas y lacayos.




No es la f, ni la l, ni la o, ni la r las que hacen hermosa a una flor. Si te emociona una flor es porque es un vegetal bello, a veces de colores y que puede oler muy bien. Y por tanto lo identificas con una experiencia agradable. Lo que emociona es el significado, nunca el significante. 

Si nos vamos a países y a sus banderas ocurre lo mismo. Una vez me criticaban que no me emocionase la "roja y gualda" cuando sí que consigo emocionarme con la "tricolor"... ¡Ambas son banderas de España! me decían. Por supuesto, no lo niego, pero es que a mí no me emociona una E, ni una S, ni una P... Ni siquiera me emociona una frontera geográfica (son tan cambiantes), a mí me puede emocionar en un momento determinado una bandera griega, como me emocionan las banderas palestinas y saharauis, porque en ese momento esa bandera puede significar muchas cosas. Del mismo modo, instantes después puede salir Amanecer Dorado con la misma bandera griega y no emocionarme en absoluto... ¿es quizás otra bandera aunque tenga los mismos colores? Por tanto es tan poco relevante el significante en sí, que hasta en un elemento simbólico como es una bandera el objeto en sí puede cambiar de significado según el contexto. 

Una bandera nunca es un significante vacío, siempre está lleno de contenido y sólo la lectura de sus significados es la que está capacitada para emocionar. 

Hasta hace apenas dos días para mí no era lo mismo una estelada en manos de la CUP que en manos de Artur Mas. ¡Ambas son banderas de una Cataluña independiente! me pueden decir... y sin embargo representaban a dos Cataluña muy pero que muy diferentes. E incluso pese a ser esteladas ambas y pretender inicialmente lo mismo, la CUP tiende a marcar la diferencia usando la estelada vermella o estelada roja que nunca veremos en manos de nadie perteneciente a la burguesía catalana por muy independentistas que sean.
Una es la corrupta, la neoliberal y burguesa que somete a los otros, que les roba lo que es de todos, del discurso que se basa en supuestas razas o naciones para que no puedas ver quién es tu verdadero enemigo quién es el que te deja sin camas en los hospitales y favorece que sus amigos y ellos mismos se enriquezcan a tu costa. Esta estelada se parece mucho a la "roja y gualda" y ya dije que a mí esa bandera y por estos mismos motivos, entre otras cosas, no me emocionaba. 
La otra es la combativa y del pueblo, de los movimientos sociales y políticos que soñaban y trabajaban por salir del atolladero corrupto y neoliberal de la "roja y gualda". Esta estelada me emocionaba y me hacía soñar con el contagio... Un contagio para todo el alfabeto formara la palabra que quisiera formar para organizarse en grupos. 

No puedo celebrar nada porque a mí nunca me ha emocionado ni una C, ni una A, ni una T...

A mí me emociona una alternativa y un ejemplo y eso ha sido pisoteado una vez más por los que usan significantes para hacernos creer que se pueden hacer revoluciones conjuntas de aristócratas y lacayos.