sábado, 11 de diciembre de 2010

Una visita de "los mercados"...





En los últimos tiempos es común escuchar hablar de "los mercados" en los medios de comunicación. Esos que amenzan cruelmente a nuestras economías. Y ¿quiénes son los mercados?

Responder a esta pregunta sería como responder a quiénes son ellos tras una teoría de conspiración mundial. Sin embargo es más sencillo y complejo de lo que parece. Los mercados son los grandes especuladores, es decir unas personitas que se dedican a la "inversión", limitándose al movimiento de capitales, basándose en la anticipación y por supuesto en el posible éxito. La anticipación en este proceso especulativo se sustenta de la rumorología. Es decir, los mismos que analizan la situación modifican con sus conclusiones el propio objeto analizado. La especulación se caracteriza por aumentar el "valor real" de un producto y sacar una demanda ficticia.


No podemos olvidar que existen otros "especuladores", los grandes empresarios, los grandes bancos, los fondos de pensiones...que aprovechan esta situación para desestabilizar aún más la situación y obtener con ello la presión suficiente para que el estado haga modificaciones políticas que les beneficien en el futuro (reforma laboral, recortes sociales, menor proteccionismo económico...).


Una buena pregunta que deberíamos hacernos es ¿cómo consiguen que la gente no rechaze los recortes?


Es fácil, psicólogico y abstracto como todo lo demás. En este mundo todo se consigue con el miedo. Primero te meten miedo los medios de comunicación, el proceso es el siguiente...

¡Qué viene la crisis! ¡crisis, crisis!

¡ Aumento de la delicuencia! ¿inmigrantes?

¡ Qué vienen los mercados! ¡los mercados, los mercados!

Y finalmente:

- Atención, esto es un rescate, haga recortes y no le pasará nada.

Después la gente empieza a relacionarse de forma diferente. Necesitan trabajar, muchos no tienen empleo, aumenta la competitividad. A ello súmale que el mundo es un lugar muy peligroso plagado de inmigrantes más peligrosos aún. Separación, nadie se fía de nadie...excepto de los mercados. Se empieza a hablar de patriotismo en un intento por sentimentalizar al pueblo y que acepten todo lo que venga contad de salvarse (Todo por la patria)... Y mientras seguimos divididos, los mercados, los especuladores, los banqueros etc...seguirán llenando sus vientres inflados de avaricia...


1 comentario:

Álvaro dijo...

Ya se escuchan los aullidos, vienen los mercados feroces a comerse a los inocentes caperucitos. Y no hay cazador que le meta un tiro al susodicho...en el fondo está todo muy bien pensado. Parece casi necesario! Llega la prensa y en su labor de informar se permite también manipular. Y así le hace la cama a los que especulan, que, con un gota a gota controlado pero constante, van tiñiendo el panorama del color que les conviene.