viernes, 7 de mayo de 2010

El santo padre.


De actualidad tenemos miles de casos de abusos sexuales a menores...de actualidad también están todos sus apoyos a dictadores y tiranos. De actualidad tenemos a una Iglesia opulenta que nos habla de caridad. Tenemos a unos enfermos sexuales creados por terribles dogmas de privaciones. El único dios que existe es el ser humano, es su grandeza, su belleza...todo eso existe y nos hace únicos. Nos hablan de la supuesta "maldad" que tenemos por herencia genética de una mujer que se hizo amiga de una serpiente...debemos temer a un "demonio" que nos tienta...debemos temer siempre...vivir asustados para caer en sus brazos...debemos tener miedo y seguir llenando sus arcas. Debemos sentirnos culpables por ser humanos. Culpa, miedo, dolor...¿dictadura del relativismo?
Te diré yo que es relativismo...es relativo matar...ellos que apoyaron guerras religiosas y que hoy en día prohiben el uso del preservativo y por lo tanto ayudan a extender una enfermedad mortal, el SIDA, esa enfermedad que una vez llegaron a definir como castigo divino por ser unos promiscuos...También es relativo mentir...ellos que han ocultado abusos en todos los países durante años y aún así sólo la presión social y mediática ha conseguido una leve muestra de reconocimiento y supuesto arrepentimiento...Son relativos los actos impuros...lo único importante es mantener el secreto...Es relativo robar...aún no se han restituido las "expropiaciones" de tierras a los indígenas en América promovidas por el papa Alejandro VI para regalarselas a las coronas de España y Portugal. Tampoco quedan claras sus relaciones con empresas y estados para llenar sus arcas...así como sus inversiones en bolsa...es relativo el voto de pobreza.
Lo peor de todo es que ellos crearon esas normas...y ellos mismos nos las cumplen.

2 comentarios:

Alba dijo...

¡No puedo con esta gente! Qué harta estoy de ese de la foto! No lo he visto en persona ni falta me hace, pero he visto demasiadas veces su imagen en souvenirs... Dentro de la catedral de Roma hay una tienda de souvenirs, los mercaderes dentro del templo.
Cuánta hipocresía y qué evidente es.

Juan de Rota dijo...

¡Celebro que haya vuelto a tener vida el blog! Voy a seguir leyendo.